fbpx
fable personalidad

Fable: construir personalidades en fantasía medieval

Fable es un videojuego que nos introduce dentro de un mundo de fantasía medieval. Nos presenta el camino de un héroe que manejaremos a lo largo de toda la historia. Sin embargo, a pesar de ser un juego lineal, nos ofrece alternativas en su desarrollo

Al decir que es lineal, me refiero que no tiene tantos finales como “Undertale”. Seguiremos una trayectoria como en la mayoría de los videojuegos. Lo que pasa es que “Fable” tiene algunas particularidades que tenemos que tener en cuenta a la hora de jugar.

Ficha

Fable videojuego
Nos adentramos en «Fable»

“Fable es un videojuego de acción/aventura RPG,y de mundo abierto, creado originalmente por Big Blue Box, aunque el proyecto salió adelante gracias a Lionhead Studios y fue distribuido por Microsoft Game Studios. Primero, fue lanzado sólo para Xbox el 8 de octubre de 2004, y más adelante en el año 2005 reaparece junto a una expansión que fue desarrollada esta vez sólo por Lionhead Studios, llamada The Lost Chapters. Esta edición fue lanzada para Xbox, Windows y Mac OS, el 21 de octubre de 2005”.

Fuente: Wikipedia

Historia de «Fable»

Contiene spoilers, pero si quieres jugarlo solo hablaré del inicio del juego, donde se hace el tutorial.

Aunque el juego nos pide al principio que completemos un perfil, siempre controlaremos a un chico al que van a llamar “Héroe”. Al principio, somos un niño en una aldea medieval cualquiera. Nuestro padre nos dice que es el cumpleaños de nuestra hermana y que deberíamos hacerle un regalo. Para ello, asegura que nos dará una moneda de oro (moneda universal del juego) por cada buena acción que hagamos.

Y he aquí la grandiosa especialidad de este juego.

Fable aldea
La aldea de nuestra infancia…

La moralidad o alineación

Si no sabes de qué va el juego, como me pasó a mí, mi buena intención me llevó a dar un paseo por el poblado a ver en qué podía ayudar a la gente. Por lo pronto me acerqué a una señora muy enfadada que comentaba que quería encontrar a su marido, que estaba bastante segura de que la estaba engañando con alguien.

No hay que rebuscar mucho para ver al señor besuqueándose con otra mujer en un rincón apartado (bueno, tampoco tan apartado la verdad, no sé qué esperaba). Cuando le hablas, este te ofrece una moneda de oro por guardarle el secreto.

¿Cómo? ¿Qué ha pasado aquí? Pues resulta que tienes que decidir: ¿Le guardas el secreto o se lo cuentas a la pobre mujer?

Si aceptas, tendrás ya una moneda de oro sin contar con tu padre, lo cual es una ventaja. Sin embargo, lo decepcionarás en otros sentidos si se entera. Perderás, igualmente, la moneda que te dará tu padre si no actúas bien.

Hasta aquí la tesitura: la decisión que se tome dependerá de cada jugador y de cómo se plantee hacer su camino.

Otro ejemplo, es cuando vemos a un abusón aprovechándose de alguien menor. Podremos atizarle al abusón para que deje al niño en paz o unirnos a él. Sea como sea, ganaremos puntos de maldad o de bondad e iremos forjando una personalidad concreta.

El Gremio de Héroes

Para bien o para mal, conseguiremos las suficientes monedas para comprarle algo a la hermana por su cumpleaños. Justo en ese instante, la aldea es saqueada y quemada. La hermana obliga al héroe a que se esconda y se refugie mientras ocurre el ataque. Cuando los bandidos se marchan, tenemos la oportunidad de salir del escondite y observar nuestro hogar pasto de las llamas. Incluso de cruzar unas últimas palabras con el padre.

Sin embargo, un personaje te encuentra. Aunque piensas que viene a matarte, lo que hace es hablarte de que has sido elegido para entrenarte en el Gremio de Héroes. Así, el personaje crece hasta convertirse en un adolescente al que le enseñan diferentes disciplinas. Aprenderás a manejar la espada, el arco y la voluntad (magia).

Fable arco
Aprende a tener puntería.

Después, comenzarás a aceptar las misiones que lleguen al Gremio. Y la trama continuará.

Lo secundario que hace grande a «Fable»

Lo bueno de “Fable” no es solo por su interesante historia sobre el camino de convertirse en un héroe, sino también lo secundario.

El personaje irá creciendo y, según nuestras acciones, su físico cambiará. Por ejemplo, si cometes acciones malas, te saldrá una cicatriz en la cara y, si haces buenas acciones, te irá saliendo una aureola en la cabeza. También irá construyéndose la actitud que tienen sobre ti otras personas: te temerán o te aplaudirán a tu paso.

Además, podrás casarte con quien quieras, irte a vivir con esa persona comprando una cosa. Por no hablar de que puedes hacer negocios de compra-venta de cualquier artículo e, incluso, ganar dinero comprando y alquilando casas. Es como un escritor creando un personaje. Hay muchas variables a tener en cuenta.

Las misiones secundarias también dan para muchas horas de juego y para subir las habilidades de nuestro héroe. Derrotaremos a bandidos, monstruos, insectos, muertos vivientes y protegeremos a inocentes comerciantes que solo quieren viajar a cambio de prestigio y algún que otro dinerillo.

Implicaciones de «Fable»

De nuevo, se nos presenta un juego donde tomar decisiones es relevante. No para la historia en sí, sino para el desarrollo del personaje.

En estas circunstancias, muchas veces no podremos dar marcha atrás en lo que decidamos (como en la vida real) y tendremos que cargar con esa decisión el resto del juego.

Es decir, si nos proponemos ser buenos, está muy bien y tendremos que seguir nuestro camino sin desviarnos, pero hay veces que las circunstancias nos obligarán a ganar puntos de maldad. Aunque no queramos. Hay veces que por accidente podemos hacer daño a alguien, entrar en una propiedad que es privada o coger algo que no es nuestro. “Fable” no perdona nada.

Fable decisiones
¿Peleas o perdonas la vida?

Desde mi experiencia, alguna vez me hubiera gustado guardar antes para volver a reiniciar el juego, pero fue demasiado tarde. En ocasiones, no se puede volver atrás en el tiempo.

En definitiva…

A pesar de no tener una trama tan desarrollada como mis amados Final Fantasy, creo que merece la pena jugar por el simple hecho de poder forjar a tu personaje y personalizarlo hasta los topes: físico, habilidades, actitud, relaciones…

¿Y tú? ¿Has jugado a “Fable”? ¿Cómo construirías a tu personaje? ¿Serías bueno o malo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top
shares